Jueves 19 Octubre 2017

El amor, la poesía y la música

Del audio al papel: cómo explotar un podcast.

El amor, la poesía y la música.

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Presentación

Una vez al año nuestros jóvenes estudiantes se ven tentados a festejar el amor; de hecho, se trata de un tema que les inquieta no sólo durante "el mes del amor", como lo llama la mercadotecnia, sino en todo su paso por el bachillerato. En realidad, como seres humanos nos damos por afortunados si nos interesa y preocupa a lo largo de toda nuestra vida, aunque hayamos dejado nuestra adolescencia atrás.

Convivencia de los jóvenes, Díaz, Mariana, http://academicos.iems.edu.mx/CIRED, 2010.


Para que el docente no se extraiga de este entusiasmo que a menudo invade al joven, y para que por su parte el estudiante no caiga en la inercia comercial de celebrar lo que comprende poco, proponemos abordar el tema del amor con algunos poemas de grandes hispanoamericanos, los cuales, acompañados de buenas composiciones, a su vez se han transformado en bellas canciones. Es probable que por su edad y gustos musicales, nuestros estudiantes no las conozcan; de cualquier modo, como orientadores en la vía de los descubrimientos y difusores de literatura, cabría acercar la poesía al joven. Quizá la música sea un buen recurso para atraerlo hacia ella.

!Sólo hay que presentársela!

A continuación presentamos una secuencia didáctica para abordar poesía iberoamericana de manera lúdica y desde un enfoque multidisciplinario, valiéndonos de la música y de la ilustración gráfica. Al partir de poemas sencillos (sin figuras retóricas complejas) con un tema en común (el amor en sus diferentes tiempos), pretendemos mostrar al joven cómo la literatura se vale de experiencias cercanas a ellos. Si el estudiante se resiste a leer, presentémosle la opción de escuchar para que después la curiosidad haga su labor.

¿Qué es el amor para el joven de 15 a 18 años? Vale la pena averiguarlo; seguramente aprenderás algo o recordarás: esto es lo que a menudo nos hace rejuvenecer.

Maestro, a manera de exploración pregunta a tus estudiantes cuál es su idea del amor, para discutirla con todo el grupo. Esto ayudará a introducir el poema "Los amorosos", de Jaime Sabines, y posteriormente a comparar puntos de vista.

Pero entonces, ¿qué hacen los enamorados? ¿O más bien los amorosos?

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los poetas, esos seres con la facultad especial de ver lo que los demás no ven, han explorado el amor como uno de los sentimientos más contradictorios y hermosos. El joven lector de poesía, asombrado y perplejo, descubre entonces que el amor no siempre responde al patrón construido y presentado por las producciones televisivas, cinematográficas y musicales más difundidas. Su educación sentimental —"¡y qué bueno!", como dijera Sabines— entra quizá en crisis.

De acuerdo con este poema, la amorosa es una aventura de sonámbulos insatisfechos que se retuercen entre sus fantasmas para sustraerse de la quimera llamada amor eterno.

Si deseas escuchar la versión del poema "Los amorosos" en voz de su autor, presiona la foto del mexicano Jaime Sabines (1926-1999).

03. Suárez, "Los amorosos" (50 x 65 cms.)
Acrílico en papel prensado.
Santiago de Chile, febrero 2010.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.

Quizá notes que algunos de tus alumnos disfrutan del poema, sobre todo si éste les devela nuevas perspectivas del amor y del sentir de un amoroso. Y en caso de que no concuerden con su planteamiento, no deja de ser interesante observar su reacción, pues esto comprueba que cada lector (y auditor), con todo derecho, hallará lo que guste en un poema: reflejo, eco o rechazo.

¡Invita a tus estudiantes a generar y compartir sus interpretaciones! Te proponemos un ejercicio de ilustración gráfica con recursos sencillos y sin pretensiones artísticas para que los jóvenes pongan en marcha su motor de comprensión literaria.

!A dibujar se ha dicho!

 

Complejo, el amor parece componerse de varias etapas, ¿cuáles son? Los poemas siguientes las ilustran de manera sencilla y sin caber forzosamente en un molde específico, sin cumplir recetas exactas, sin dictar emociones estáticas, pues como dice nuestro poeta chiapaneco…

Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.

Sugerimos pues canciones que en su momento fueron homenaje a grandes poetas tales como Nicolás Guillén (Cuba) y Federico García Lorca (España). Éstas son dos versiones entre varias. La red nos proporciona a los docentes la posibilidad de buscar nuevas grabaciones en voz de múltiples intérpretes y adecuadas a distintas realidades. En cuanto al poema de Alejandro Aura (México), ofrecemos la lectura en voz alta del sitio que nos ha servido de apoyo en esta serie de estrategias, "Descarga Cultura".

 

Si deseas acceder a las grabaciones presiona la foto correspondiente.

Nicolás Guillén
(1902 -1989)

Alejandro Aura
(1944 -2008)

F. García Lorca
(1898-1936)

-

Canción

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

Y de qué modo sutil
me derramó en la camisa
todas las flores de abril.

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
(No soy tanto.)

En cambio, ¡qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

¡De qué callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera
la primavera!
(Yo, muriendo.)

-

Tambor interno 2

No aprendimos a amar en el jardín,
sino en la calle.
El amor en nosotros es protesta.
El tiempo me camina por las calles
en tu nombre y algo me crece del tamaño
de un tambor entre la carne.
El tambor me hincha la lengua
y tu nombre se agolpa en el poema.
Acuarela, conviértete,
hazte nervio central de mi protesta.

-

Herido de amor

Amor, amor
que está herido.
Herido de amor huido;
herido,
muerto de amor.
Decid a todos que ha sido
el ruiseñor.
Bisturí de cuatro filos,
garganta rota y olvido.
Cógeme la mano, amor,
que vengo muy mal herido,
herido de amor huido,
¡herido!
¡Muerto de amor!

Gracias al ritmo de las canciones drásticamente opuestas, "Herido de amor" y "De qué callada manera" (Canción), el estudiante notará que se trata de dos momentos distintos del fenómeno amoroso; también los campos semánticos que los poemas (incluyendo el de Aura) van construyendo son indicadores de las emociones generadas por el amor.

Solicita a tus estudiantes que anoten las palabras clave de cada poema para inducirlos a la identificación de la imagen central representada. Así será más sencillo abordar algunas figuras retóricas básicas, como la metáfora y la metonimia. Proponemos que antes de ofrecer una definición abstracta y casi incomprensible de estos recursos estilísticos, el alumno los identifique por sí mismo; estará entonces comprendiendo -y por qué no, viviendo- el poema.

Para seguir con esta sesión de amor, poesía y música, se puede pensar en diferentes actividades breves que ayuden al lector novato a entender la estructura del poema. Sugerimos ejercicios de transcripción, los cuales además justifican el uso de la tecnología de audio.

Y finalmente, para no perder de vista la habilidad de la expresión escrita, puedes solicitar a los jóvenes la elaboración de una breve reseña personal basada en los tres poemas revisados, que sea exploradora de sus emociones y vocera de sus juicios, pues contrariamente a lo que pudiera pensarse, por ahí se empieza a ser crítico.

Hacemos otras recomendaciones para abordar la poesía con música; enlistamos algunos intérpretes:

  1. Serrat, Joan Manuel.
    • Miguel Hernández. 1972.
    • Hijo de la luz y de la sombra (Miguel Hernández). 2010.
    • Dedicado a Antonio Machado, poeta. 1969.
    • El sur también existe. (Letras de Mario Benedetti) 1985.
  2. Milanés, Pablo.
    • Versos de José Martí. 1974.
  3. Ibáñez, Paco.
    • Paco Ibáñez en el Olympia. 2002.

Por último, la expresión gráfica, y en particular la pintura, ha representado también los relevantes papeles del amor y la música juntos, en una combinación que sugiere belleza extrema. El novelista peruano Mario Vargas Llosa tuvo a bien referir en su Elogio de la madrastra el cuadro Venus, el Amor y la Música (1548: óleo sobre lienzo, 148 X 217 cms.)

-

04. Tiziano, "Venus recreándose con el amor y la música".

 

Referencias

Referencias

Imágenes:

  1. Convivencia de los jóvenes, Díaz, Mariana, Formación en línea, 2010.

  2. Sabines (Fotografía), Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa, 2000. Recuperado el 6 de junio del 2010 de: http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/memorias/entrale_2000/sabine.jpg

  3. Suárez, "Los amorosos" (50 x 65 cms.) Acrílico en papel prensado. Santiago de Chile, febrero 2010.

  4. Guillén (Fotografía), Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa, 2000. Recuperado el 6 de junio del 2010 de: http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/efemerides/julio/interna/guillen1.jpg

  5. Aura (Fotografía), Instituto Nacional de Bellas Artes. Recuperado el 6 de junio del 2010 de: http://www.literatura.inba.gob.mx/literaturainba/cartelera/expos/images/5_alejandro_aura.jpg

  6. García Lorca (Fotografía), Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa, 2000. Recuperado el 6 de junio del 2010 de: http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/memorias/entrapidopaz/Lorca.JPG

  7. Tiziano, "Venus recreándose con el amor y la música", Centro Virtual Cervantes. Recuperado el 6 de junio de 2010 de: http://cvc.cervantes.es/img/citas_claroscuro/tiziano12.jpg

     

Créditos

Diseño de contenido:
Mariana Díaz Esqueda

Coordinación del proyecto:
María Teresa Castro Muñoz

Diseño instruccional:
María del Socorro Casas Pérez

Diseño multimedia:
Lyssette Calapiz Estrella