Miércoles 18 Octubre 2017

Alonso Quijano: el lector que inventó a don Quijote

Alonso Quijano: el lector que inventó a don Quijote

 

…y se enfrascó tanto en la lectura que se pasaba las noches leyendo de claro en claro, de turbio en turbio: y así del poco dormir, y del mucho leer, se le secó el cerebro de manera que vino a perder el juicio. (Capítulo primero. Don Quijote de la Mancha.)

Don Quijote de La Mancha de Miguel de Cervantes es una obra universalmente identificada por todos pero en realidad poco leída. Para su divulgación, entre la población infantil y juvenil, existen numerosas adaptaciones que reducen la extensión y resuelven la dificultad de comprensión que plantea el español renacentista al presentarlo en un lenguaje accesible. Sin embargo, valdría la pena darla a conocer a los jóvenes en la forma en que Cervantes la escribió, sólo que en dosis pequeñas. Limitar su lectura a ciertos pasajes y destacar el propósito que el autor tenía en mente al escribirlos ayudará a hacer amena su lectura, porque de hecho Cervantes se proponía sobre todo divertir tanto al público lector como al que, en torno a un narrador que leía en voz alta, escuchaba las historias disparatadas  del famoso caballero. Pero, más allá de acercar a los jóvenes a la lectura del Quijote, se nos plantea primero el insistir en que la lectura lejos de ser una actividad pasiva es una experiencia creadora, y pues hablando del Quijote qué mejor tomar como ejemplo de lector imaginativo a la figura de Alonso Quijano.

Un tema central en El Quijote es la experiencia de vida que es la lectura. La moderna obra de Cervantes nos hace reflexionar que todo lector es un ser potencialmente creativo al extraer de sus lecturas aprendizajes que lo lleven a ampliar su visión de las cosas. El hidalgo Alonso Quijano siente en carne propia cada una de las páginas de los libros de caballerías que leía día y noche, pero no satisfecho sale a buscar esas páginas en la vida real. Su locura le permite inventarse una identidad heroica basada en la búsqueda incesante de aventuras para vencer la maldad, teniendo por inspiración el amor a una dama.

   

Umberto Eco lo expresa muy bien al decir que “Alonso Quijano se transforma en don Quijote para encontrar en el mundo los hechos, aventuras y damas que su biblioteca le había prometido”, y logra traspasar los límites de las páginas de los libros al vivir “historias imposibles que se desarrollan en mundos posibles en las que el lector perdía el sentido entre la ficción y la realidad”.1

Al mismo tiempo, los alumnos podrán conocer un género de la literatura medieval europea, los libros de caballería y sus temas: el amor cortés entre el caballero andante y su dama, la importancia de la justicia y la lealtad, la búsqueda de la fama a través de las hazañas, etc. motivos literarios que todavía siguen utilizándose con personajes contemporáneos para series televisivas, cine o historietas.

Yo no sé qué les enseñan hoy a los jóvenes como literatura, pero el estudio de Don Quijote, […]es muy capaz de educar la inteligencia de un adolescente. Interróguense a ustedes mismos y vean si cien veces no les ha ocurrido lo mismo. ¿Se han sentido enamorados de una idea, de un proyecto, de una mujer? ¿Han tendido una duda? ¿Se han cuidado de crearse una ilusión más engañosa que la primera, que les habrá permitido continuar estando enamorados y desprenderse de la duda?

Fiodor Dostoievski. “La mentira se salva con otra mentira”. Diario de un escritor, (1879)2

La novela de Cervantes nos habla de la importancia de tener un proyecto personal que dé sentido a nuestras vidas. Esto lo aprendió Alonso Quijano de los libros. Alonso Quijano revivió los libros de caballería e inventó otra novela de aventuras, la de don Quijote. De ahí que la lectura sea la puerta mágica para abrir en la mente de los lectores su propia creatividad para imaginar otras realidades.

Citas:

1 Umberto Eco. Entre La Mancha y Babel. Discurso pronunciado en la Universidad de Castilla-La Mancha, en Babelia, suplemento de El País, Madrid, 1977. Disponible en: http://cvc.cervantes.es/literatura/conjuro_libros/introduccion.htm#np6

2 Nota: se cambió el español de España por el de América Latina. Disponible en: http://www.ucm.es/info/especulo/bquijote/q_dostoi.htm
   
     
  Referencias
   

Referencias de imágenes

  1. Blog. Antonio García Pagan. No son gigantes son molinos. Recuperado el 22 de agosto del 2011 de: http://antoniogarciapagan.blogspot.com/
    2011/07/no-son-gigantes-son
    -solo-molinos.html

  2. Diccionarios digitales. Quijote. Recuperado el 20 de septiembre del 2011 de: http://www.diccionariosdigitales.net/
    GLOSARIOS%20y%20VOCABULARIOS/
    Ciencias%20Artisticas-20-IV%20CENTENARIO-
    ICONOGRAFIA%20DEL%20QUIJOTE.html

  3. Fotoblog. Don Quijote. Recuperado el 12 de septiembre del 2011 de:  http://www.fotolog.com/
    anfitheatro/56835920

  4. Mentes alternas. Don Quijote de la Mancha. Recuperado el 22 de agosto del 2011 de:
    http://www.mentesalternas.com/
    2011/02/el-quijote-de-la-mancha.html

  5. Wikipedia. Gustave Doré (1832–1883).A world of disorderly notions, picked out of his books, crowded into his imagination. Recuperado el 22 de agosto del 2011 de:http://es.wikipedia.org/wiki/
    Archivo:Gustave_Dor%C3%A9
    _-_Miguel_de_Cervantes
    _-_Don_Quixote_-_Part_1_-_Chapter_1_-
    _Plate_1_%22A_
    world_of_disorderly_notions
    ,_picked_out_of_his_books,
    _crowded_into_his_imagination%22.jpg

   

Referencias electrónicas

  1. Vicente. Libro en PDF de Don Quijote de la mancha. Consultado el 12 de septiembre del 2011 en:
    http://www.vicentellop.com/TEXTOS
    /cervantes/quijote/quijote.pdf

   

Otros sitios de interés

  1. Biblioteca Nacional de España. Don Quijote de la Mancha. Libro interactivo. Consultado el 12 de septiembre del 2011 en:
    http://quijote.bne.es/libro.html

  2. Centro Virtual Cervantes. Don Quijote de la Mancha. Consultado el 12 de septiembre del 2011 en:
    http://cvc.cervantes.es/obref/quijote/

Diseño de contenido:
Marisela Valdés Alanís
 
Coordinación del proyecto:
Carlos Acevedo López

Diseño instruccional:
Karla Melina Ochoa Carreón

Diseño multimedia:
Arturo Lechuga Lozano